Aproximación clínica a las hernias

El Diagnóstico positivo de las hernias es clínico: frente a una tumoración que asienta en una zona débil anatómicamente de la pared abdominal (zona herniaria) y que aumenta con la tos. Se explora con el paciente de pie, pidiéndole que tosa.

Diagnóstico de variedad

Si la hernia se sitúa en la región inguinocrural: con el paciente de pie se observa la relación de la tumoración con la línea de Malgaigne (entre la espina ilíaca anterosuperior y la espina del pubis):

•    si está por debajo –> hernia crural

•    si se encuentra por encima –> hernia inguinal

En mujeres en ocasiones la hernia crural se encuentra entre la zona de delimitación del labio mayor y la cara interna de muslo: se explora palpando los pulsos ya que la hernia está por dentro de los vasos ilíacos.

Frente a una hernia inguinal se debe determinar si se trata de una hernia inguinal indirecta (oblicua externa) o directa:

1.    la hernia inguinal indirecta acompaña el trayecto del cordón espermático    (el saco se sitúa por detrás del cordón); tiene un pedículo que desciende al polo genital y puede ocupar el escroto –> el conducto peritoneo-vaginal está permeable: es un defecto congénito.

2.    la hernia inguinal directa: es una hernia en casquete de esfera, cupuliforme, se proyecta hacia adelante al toser

Hernia inguinal directa

Se topografía por encima de la línea de Malgaigne, por dentro de la arteria epigástrica: es más interna que la hernia indirecta. Es usualmente bilateral, porque se debe a una debilidad de la pared abdominal.

Puede predominar más de un lado que del otro.

Afecta fundamentalmente a pacientes añosos.

Hernia oblicua externa

Según su tamaño puede clasificarse en:

1.    punta de hernia: no ocupa el conducto, protruye a través del orificio profundo, es dolorosa.

2.    hernia intersticial: ocupa el conducto inguinal

3.    hernia funicular: el saco llega hasta la raíz de la bolsa.

4.    hernia inguino-escrotal: el saco ocupa el escroto.