Ataque cerebro vascular.

Actualmente se ha sustituido el término AVE por la denominación de STROKE o ataque cerebral o ataque cerebro vascular. Estos se pueden dividir en dos grandes grupos: stroke hemorrágico y stroke isquémico. El stroke hemorrágico, a su vez, puede clasificarse en varios tipos dependiendo de su etiopatogenia, en hemorragia cerebral espontánea (del hipertenso), hemorragia subaracnoidea y el hematoma lobar. El stroke isquémico puede clasificarse en: AIT (accidente isquémico transitorio),el Infarto menor o minor stroke que corresponde a lo que antes se denominaba RIND o SPRINT, que definía a una AVE reversible en un plazo máximo de 15 días y el Infarto mayor o infarto cerebral propiamente dicho .

El stroke es una manifestación neurológica de una enfermedad vascular, por lo tanto existe una correlación entre la anatomía vascular cerebral y el stroke. Dependiendo de que arteria esté involucrada, el territorio cerebral que se verá afectado y por lo tanto los síntomas clínicos que presentará el paciente.

La definición patológica de infarto cerebral es la disfunción cerebral focal secundaria a una alteración de la irrigación vascular cerebral. La definición clínica de stroke es la instalación brusca de signología focal neurológica. En cuanto a su naturaleza, puede ser isquémica o hemorrágica. Si bien la distinción definitiva entre ambas es resorte de la paraclínica, existen algunos argumentos clínicos a favor de cada uno de los mecanismos. En el 30% de los casos no se puede asegurar por la clínica la naturaleza del stroke.

La TAC de cráneo de un enfermo que hizo un infarto cerebral puede ser normal, por lo que se repite después de 48 horas para control, pero siempre se debe realizar la primera cuando llega el enfermo, ya que si es normal aleja la posibilidad de que se trate de un AVE hemorrágico.